Reseña: Toda para él, Shayla Black

13 septiembre 2016

Shayla Black · Seriea Guardaespaldas · R. Erótico · Phoebe (Pámies)

Shayla Black es sinónimo de calidad, de romance intenso, explosivo, picante y sofocante. ¡Cómo me gusta esta autora! Para mí ella es una autora que refleja muy bien qué es y qué no es el romance erótico, que siempre nos ofrece trabajos serios y de calidad, con más o menos fantasía, pero siempre merecedores de toda nuestra atención. Y que puedo decir de su serie Guardaespaldas... ¡una maravilla pura! De su mano conocí lo que es el BDSM, descubrí excitantes amos y me enamoré de esa mezcla tan especial de control, pasión y ternura que hay en todos los protagonistas de la autora.

En Toda para él tenemos todo esto y mucho más. Después haber terminado hace días con una mala novela romántico-erótica, leer la novela de Shayla ha sido un placer, me ha ayudado a reconciliarme con este subgénero y recordar las razones por las que siempre me acerco a él. La de Shayla Black es una novela seria, bien trabajada, intensa, emocionante, coherente y atractiva. Su argumento resulta coherente, sus personajes están muy bien trabajados, la resolución es más que correcta y la emoción está presente en cada capítulo. No se trata de una novela demasiado erótica, me atrevería a decir que es un romance contemporáneo picante, ni demasiado almibarada. Ese punto intermedio entre ambas características me ha convencido, ha resultado equilibrada y acertada.
El agente de la Agencia de Seguridad Nacional Joaquin Muñoz ha emprendido una carrera contra el tiempo para encontrar a una niña que desapareció hace veinte años. Al comprobar que Bailey Benson se ajusta al perfil, Joaquin la secuestra y la retiene en las seguras estancias del club de BDSM Dominium, antes de que los perseguidores de Bailey puedan acabar con ella.
Bailey vive solo para el ballet, su mundo se reduce a ensayos y pruebas, y tiene poco contacto con el mundo. Cuando despierta atada a una cama en un lugar desconocido, su pequeño universo se tambalea. A pesar de estar muerta de miedo, Bailey se siente aturdida cuando su captor le exige información sobre su pasado. ¿Podría ser verdad que las terribles pesadillas que sufre sean en realidad recuerdos lejanos que ponen en peligro todo lo que le es querido?
Confinada con Joaquin en aquel lugar donde los gemidos que se escuchan hablan de pasión, él le demuestra que lo mismo puede ser un feroz protector que un maestro de la sensualidad, y cuando Joaquin logra por fin traspasar las barreras de su mente y su corazón, Bailey descubre que rendirse a él podría convertirse en el más delicioso de todos los peligros.
Joaquin es un personaje muy del estilo de la autora, aunque no tiene esos rasgos de controlador tan marcados como otros. Dedica su vida al trabajo, ha abandonado a sus hermanas y a su madre, le teme al dolor y mantiene lazos emocionales con nadie. No hace falta leer entre líneas para averiguar que algo no va bien con él. En cuanto a Bailey, todo en ella parece normal. Es una joven solitaria que dedica su vida al baile y de la noche a la mañana se ve envuelta en un caso que tiene el poder de acabar con su vida o, por lo menos, trastocarla por completo.

Para quienes como yo hayáis leído toda la saga o algunos títulos sueltos, cosa que se puede hacer, aunque yo recomiendo leerla entera y en orden, en Toda para él os encontraréis con viejos conocidos: Jack, Logan, Hunter... ¡Qué agradable reencuentro! Tanto que me han entrado ganas de volver a leer la saga. Ha sido un placer cómo les va a los personajes, ver que siguen siendo esos tipos duros y paranoicos que han alcanzado la felicidad de la mano del amor de unas mujeres fuertes y decididas.

La historia tiene un ritmo muy bueno, no hay sensación de precipitación a pesar de que todo transcurre en pocos días. Y esto me parece vital, porque los amores a primera vista no me agradan ni poco ni mucho. Entre Bailey y Joaquin hay una mucha química, la atracción surge de forma fulminante y es del todo inesperada, pero funciona. Su amor, acabado el libro, deberá librar nuevas batallas, se tendrá que hacer más fuerte, pero cuando he llegado al punto final de su historia lo he hecho satisfecha.
Toda para él ha sido una buena lectura. Shayla Black no decepciona y nos ofrece una historia en la que mezcla suspense, acción, romance y sexo de una forma muy acertada. Entre las páginas de lanovela vamos a encontrar pasión e intensidad, coherencia, un argumento acertado, unos protagonistas bien trabajados, un reencuentro precioso con los personajes de otras novelas... y mucho más.

Reseña: Redención, Meredith Wild

30 agosto 2016

Meredith Wild · R. Erótico · 4º- Serie Hacker · Titania

Voy a empezar esta reseña de una manera absurda y muy superficial: ¡qué bien queda la serie Hacker colocada en la estantería!  Es una tontería, pero tenía que decirlo. Ahora vamos con lo importante: la reseña.   Redención no es una novela que sorprenda, no ofrece nada nuevo a nivel de saga y no logra destacar entre las novelas del mismo corte. La de Meredith Wild es una novela sencilla en la que sabes lo que te vas a encontrar. En mi caso, he decido leerla porque es el cuarto libro de la saga y tengo cierto cariño al personaje masculino, Blake, aunque a veces me saque de quicio. No puedo decir que no haya disfrutado la novela, pero tampoco puedo decir que haya sido una lectura estupenda. 
Blake Landon es un hombre que lo tiene todo: dinero, poder, atractivo, y por supuesto el amor incondicional de Erica Hathaway. A pesar de las dificultades que ha sufrido la pareja siempre han sabido superar todas las adversidades y lograr, incluso , que su amor sea mucho más fuerte.
Erica por fin está dispuesta a dar el «Sí, quiero», pero cuando ya está preparada para aceptar el compromiso, descubre un episodio perturbador de la vida de Blake… Ella ya hecho las paces con su propio pasado y con la familia que dejó atrás, ahora le toca a Blake derribar las últimas barreras que les separa. Erica está decidida a conocer el pasado del hombre que ama, pero nunca imaginó que encontraría un mundo que va más allá de su imaginación e incluso de los límites de su propio deseo.
El peligro acecha y los secretos más oscuros salen a la luz… ¿podrá el pasado destruir la las promesas de amor eterno?
En este cuarto libro retomamos la historia donde lo dejamos, con Blake y Erica deseando dar más pasos en su relación, pero con mucha presión a nivel laboral, temas del pasado que aún no se han cerrado y una continua lucha de voluntades entre ellos. Con estos ingredientes, podéis imaginar que nos encontramos ante una historia en la que la pareja protagonista sigue teniendo muchas dificultades. Su amor es intenso, pero no ha pasado demasiado tiempo desde que se conocieron, Blake es un hombre muy peculiar y su relación aún necesita tiempo para ser realmente fuerte.

De nuevo, nos encontramos con muchas, demasiadas para mi gusto, escenas picantes. La relación de esta pareja es muy sexual. Encuentran en el contacto piel con piel un medio directo de comunicación, algo que a ratos he llegado a entender, pero que también me ha molestado un poco. Creo que para conseguir ser una pareja sólida y sin fisuras, necesitan no depender tanto del sexo (a veces parecen animales en celo, de verdad).

La parte laboral vuelve a tener peso en la novela. Erica es una mujer emprendedora, su empresa, a pesar de los baches en el camino, está teniendo éxito y llega el momento de tomar nuevas decisiones. Blake, como siempre, estará a su lado, prestándole todo el apoyo y la atención que necesite. Los secundarios vuelven a aparecer de forna tímida y sin grandes aportaciones. El ritmo de la historia es ágil, no cuesta pasar páginas y el resultado final es una historia sencilla y entretenida, capaz de ofrecerte un buen rato si has seguido hasta aquí la serie. Leeré el quinto y último libro solo por saber cómo acaban las cosas, aunque no espero grandes fuegos artificiales.


Reseña: Mascarada, Jacquie D'Alessandro

04 agosto 2016

Jacquie D'Alessandro· R. Histórico · 4º-Serie de la Sociedad Literaria de Damas Londinenses · B de bolsillo

En los últimos meses me ha dado por hacerme con las novelas de Jacquie D'Alessandro y Mascarada, que ha sido reeditada este verano por Ediciones B, ha sido la última incorporación. Nos encontramos ante una novela sencilla, tradicional y bien trabajada. No hay lugar para las sorpresas, pero sí para el entretenimiento y la diversión, y con eso me ha dado por satisfecha.
Lady Emily Stapleford debe salvar a su familia de la ruina financiera. Para ello decide publicar una novela cuya heroína es una vampira, pero no encuentra editor. Emily no se rinde y organiza una mascarada para atraer la atención sobre los vampiros, pero un misterioso americano, Logan Jennsen, puede echarlo todo a perder…
Todas las amigas de Lady Emily se han casado y disfrutan de fogosos y felices matrimonios poniendo en práctica las enseñanzas que encuentran en los libros de su pícaro club de lectura. Pero a Emily el amor y la tranquilidad parecen serle esquivas, su padre ha perdido la fortuna familiar y la ruina sobrevuela su cabeza y la de sus hermanos. Emily es una mujer valiente y ya ha buscado una solución a semejante problema: ha escrito una novela protagonizada por una vampira y ahora solo le queda encontrar un editor que publique su historia. Pero, como no podía ser de otra manera, su manuscrito es rechazado y Emily decidirá trazar un arriesgado plan para lograr en su objetivo. Y en su camino se cruza Logan, un viejo conocido.

Mascarada funciona bien. Es una novela que sigue el esquema propio del género, que tiene la capacidad para enganchar al lector y ofrecerle un buen rato. La lectura es ligera y el estilo sencillo. Los personajes están bien construidos y todos, protagonistas y secundarios, tienen encanto. Emily y Logan son dos personajes atractivos. Él es un hombre hecho a sí mismo, ahora es un próspero empresario, pero durante años estuvo rodeado de pobreza y necesidad. Aunque en ocasiones pueda parecer un poco duro, en realidad es un hombre compasivo y generoso, deseoso de encontrar el amor y el calor de una familia. En cuanto a Emily, nos encontramos ante una mujer con arrojo y seguridad en sí misma, atrevida y decidida. Juntos forman una pareja atractiva, con roces y desencuentros y momentos de ardiente pasión.

En resumen, Mascarada ha sido una buena lectura, entretenida, agradable y bien escrita, con carismáticos personajes y un buen ritmo.

Reseña: Calendar Girl, Audrey Carlan

03 agosto 2016

Audrey Carlan · Serie Calendar Girl · R. Erótico · Planeta

Calendar Girl no era una novela para mí y quizá debería haberlo anticipado. Sé que muchos han disfrutado del libro, no tenéis más que echarle un ojo a la valoración que tiene en Goodreads, pero no ha sido mi caso. La de Audrey Carlan me ha parecido una historia superficial, demasiado sexual y pobre en aspectos como la construcción de personajes y escenarios. La autora ha ideado una fantasía, ha teñido de rosa el mundo de la protagonista y se lo ha querido vender así a los lectores, pero conmigo no ha funcionado.
Mia necesita dinero. Mucho dinero. Para ser exactos un millón de dólares. Y además tiene poco tiempo. La vida de su padre está en juego y ella solo tiene un año para saldar sus deudas. Para ello deberá aceptar un encargo que nunca antes habría imaginado…. Durante todo un año Mia acompañará a lo largo de un mes a un hombre distinto y así conocerá el lujo, diferentes estilos de vida, viajará por muchas ciudades, vivirá experiencias sexuales increíbles... Y hasta puede que conozca al hombre de su vida.
El padre de Mia está en el hospital y ella tiene un año para saldar su deuda (un millón de dólares). Conseguir semejante cantidad de dinero en tan poco tiempo (a algunos como si nos da media vida, nunca lo vamos a conseguir) es imposible, pero Mia encuentra una opción: comenzar a trabajar como acompañante (scort) en la agencia de su tía. Durante un año pasará cada mes con un cliente distinto, solo les tendrá que acompañar y así conseguirá el dinero que necesita, salvará la vida de su padre y asegurará el futuro de su hermana pequeña. Así de sencillo. Y es aquí donde empieza el espléndido viaje de Mia, que la llevará a conocer a hombre esculturales, ricos, importantes y con talento. Su vida se convertirá en un cuento plagado de sexo, lujo y fantasía. Lo que debería ser un trabajo se convierte en una aventura y Mia decide sacarle el máximo provecho a los meses (y hombres) de enero, febrero y marzo.

Puedo entender que Mia sea una mujer joven que necesita madurar, que su decepcionante vida amorosa la ha hecho desconfiar de los hombres y desear una relación. Si quiere tener relaciones esporádicas bien por ella (me guste más o menos), ahora bien, que me quiera disfrazar de algo parecido al amor una relación que no llega a eso... por ahí no paso. Mia no está enamorada en esa novela por mucho que la autora nos lo quiera hacer creer. Mia quiere disfrutar y pasárselo bien  y eso es precisamente lo que hace. Esta falta de romanticismo, de una relación creíble y sensata me ha disgustado sobremanera. Y es que Calendar Girl no es una novela romántica, es erótica a secas, aunque la autora quiera hacernos creer lo contrario.  Mia está lejos de enamorarse y mejor que no lo haga por el momento, no tiene claras sus prioridades y objetivos en la vida, así que comenzar una relación con este punto de partida no parece un buen augurio.


Mia me ha parecido un personaje incomprensible. No comparto sus ideas sobre el sexo, no entiendo la libertad con la que se entrega, la inmediata complicidad que siente con todos sus clientes (que está fuera de lugar y es irreal). No me creo la facilidad con la que encuentra una manera de solucionar su problema, no me parece normal que con su padre en coma esté tan feliz. Y bueno, que todos sus clientes hasta el momento sean como modelos me parecen casi una broma. No discuto que esta clase de servicios sean requeridos también por hombres atractivos, pero que todos le toquen a ella... pues como que no.

La prosa de la novela me ha parecido demasiado sencilla, los personajes pobres y el lenguaje demasiaso soez. La trama flojea, no se percibe un trabajo cuidada detrás, los escenarios no aportan nada, parecen sacadas de una fantasía y no hay más que sexo, sexo y sexo,

Como comenzaba diciendo, para gustos hay colores, pero a mí Calendar Girl no me ha gustado. No esperaba una novela estupenda, pero sí algo más trabajado y una protagonista más coherente. Puede resultar entretenido y pasar páginas no cuesta, pero a mí me ha faltado curiosidad por saber qué iba a pasar a continuación.

Reseña: Érase una vez Londres, Laura Maqueda

01 agosto 2016

Laura Maqueda · R. Contemporáneo · Phoebe (Pàmies)

A partir de ahora, cuando piense en lecturas veraniegas, Érase una vez Londres vendrá a mi mente porque es la clase de historia que suele apetecer en días de playa y piscina: sencilla, amena, ágil y entretenida. Laura Maqueda nos ofrece una historia muy de cuento, con elementos comunes con algunas comedias románticas y que busca que el lector lo pase bien.
¿Puede el modelo más famoso del mundo enamorarse de una chica corriente?
Desesperada, angustiada, perdida en mitad de un aeropuerto en un país extranjero… y estafada. Así se siente Miriam cuando aterriza en Londres y descubre que la empresa que le había prometido un trabajo la ha engañado y se ha quedado con su dinero. Perdida en una ciudad que no conoce y con apenas unas libras en el bolsillo, Miriam deberá buscar urgentemente una solución a sus problemas. Lo que no espera es encontrarse con un elegante, desconocido y guapísimo hombre, que se presentará como su salvador al ofrecerle su casa de manera desinteresada mientras ella busca un nuevo trabajo.
Miriam no puede sospechar que su casero, además de ser una belleza, es el modelo más reconocido del momento y que, además de hospedarla en su casa, está también dispuesto a abrirle su corazón… si es que la convivencia con una alocada española se lo permite.
Como comentaba al principio Érase una vez Londres es una novela sencilla y con un argumento bien conocido por el lector. Miriam ha finalizado sus estudios, pero por culpa de la crisis económica no encuentra trabajo, así que decide emigrar a tierras inglesas para lo que contrata los servicios de una empresa que se encarga de encontrar trabajos para sus clientes Pero la realidad es que cuando llega a Londres todo ha sido una estafa y acaba perdida en el aeropuerto, con pocas libras y avergonzada por tener que volver a casa con el rabo entre las piernas. Y es en ese momento cuando llega su salvador, Julian, un hombre de los que quitan el hipo, imponente y amable. En casa del modelo británico Miriam encontrará un lugar donde permanecer hasta tomar una decisión respecto a su futuro, y como el roce hace el cariño, entre el británico y la española comenzará a nacer algo especial.

La de Laura Maqueda es una novela que se lee con facilidad, en la que pasar páginas no es un problema y en la que sus personajes te regalan toda clase de momentos. Miriam es muy española y el contraste entre su personalidad latina (unido a su predilección por las palabrotas) y el carácter templado y prudente de Julian será un claro punto de interés. La historia de los secundarios Carol y Daniel también me ha parecido otro elemento interesante y bien trabajado.

La historia de Miriam tiene mucho de cuento de hadas. La protagonista parte de una situación desafortunada y a lo largo del camino pasa por diferentes dificultades, pero tiene a su lado a un hombre que siempre le tiende la mano. Todas los problemas son resueltos, algunos con bastante facilidad y otros con sus dosis de lágrimas, primando siempre el amor y el conocido final feliz. Julian es el encantador caballero que acude al rescate de Miriam, quien le ofrece la oportunidad de tomarse tiempo para decidir y, sobre todo, quien le ofrece una conexión emocional desconocida hasta el momento para ella.

Pese a todo, hay detalles que no me han acabado de convencer. Por un lado, lo fácil que le resulta todo a Miriam (cómo se queda en casa de Julian sin conocerle, la familiaridad con la que le trata a él y a su casa, cómo resuelve su futuro...) no me parece del todo realista. Por otro lado, Julian, que es todo un solete, no es perfecto y algunas actitudes, un tanto cobardes, me han decepcionado. Y en cuanto a ella, algunas de sus salidas de tono, inherentes a su carácter, no me han gustado.

En resumen, en Érase una vez Londres encontraremos un cuento de hadas moderno sencillo y entretenido, ideal para estos días de calor.