Reseña: El acuerdo, Melanie Moreland

16 mayo 2017

Melanie Moreland · R. Contemporáneo · Terciopelo

El acuerdo ha sido toda una sorpresa. Su argumento no se diferencia en nada de otras novelas, pero resulta que la magia está entre sus páginas, en las manos de la autora, que ha sabido transformar una historia predecible en una novela entretenida, dulce, emotiva y, sobre todo, coherente, con personalidad y bien construida. La de Melanie Moreland no es una novela erótica, así que no os dejéis engañar por las primeras impresiones.
Un tirano por el día, un playboy por la noche. Esa es la reputación que precede a Richard VanRyan. Él vive su vida de la manera que quiere, sin importarle las opiniones de otros. No se preocupa ni por nada ni por nadie, y no tiene intención de cambiar su manera de ser.
Katharine Elliott trabaja como asistente personal de Richard. Ella le desprecia y no comparte su más que cuestionable ética profesional, pero no tiene otro remedio que soportar y gestionar todos los trabajos que Richard le encarga ya que necesita su trabajo para poder subsistir. Hasta que llega el día en el que él le pide algo que Katherine nunca imaginó. Un nuevo acuerdo, con un trabajo diferente, su prometida en lugar de su asistente personal.
¿Qué es lo que puede suceder cuando dos personas que se detestan, tienen que vivir juntos y actuar como si estuvieran locamente enamorados?
¿Sobrevivirán al acuerdo que han firmado?
Richard VanRyan se considera un genio en su trabajo, por eso, y tras su excelente rendimiento laboral que no ha desembocado en su ansiado ascenso, decide que es momento de cambiar de aires y ponerle las cosas muy claras a su jefe.  Para ello necesitará la ayuda de su asistente personal, Katharine, una mujer en apariencia sumisa y perfecta a la que no aguanta. El plan que Richard se propone es muy de novela: convencer a Katharine de que se haga pasar por su novia, prometida y lo que surja para conseguir un puesto en Gavin Group, una empresa familiar que no solo quiere buenos empleados, sino personal con valores familiares, encontrándose Richard en el extremo opuesto. 

Richard es un tirano y un mujeriego, dicho de forma colorida, un cabronzado difícil de aguantar, engreído, arrogante,soberbio y maleducado. A Katharine, como a tantos otros millones de personas, no le queda otro remedio que aguantar a su jefe (las facturas y las cargas familiares no se sostienen solas). Por ello se muestra sumisa y educada, aguanta sus tonterías y malos modales, se traga todo lo que piensa y hace su trabajo lo mejor posible. Esta barrera entre jefe y empleado se rompe cuando Richard, que nunca ha demostrado tacto ni educado interés por su asistente, le pide a Katharine que se haga pasar por su prometida y deje su actual empleo (a cambio de una sustanciosa remuneración, claro). En este momento el poder deja de estar en manos de Richard, que se empieza a mostrar vulnerable pues su futuro pasa por las mano de otra persona. Este momento marca el devenir de la historia, en la que seremos testigos de la lenta, esperada y preciosa evolución de Richard, que pasa de ser un tipo insoportable a un hombre de negocios profundamente enamorado y entregado (y que a mí me ha hecho suspirar en más de una ocasión).

Como he dicho al principio, la novela no tiene un argumento original, pero no le ha hecho falta porque la autora ha acertado en muchas cosas: los personajes y su evolución, la coherencia de la trama y su correcto desarrollo, la tensión sexual, las tramas secundarias, los diálogos, los tiempos del romance...  Una vez que comienzas a leer la novela no puedes parar, al menos esa ha sido mi experiencia, y por la cual me vi leyendo de madrugada y acabando la novela en un solo día.

Richard es un hombre inaguantable y la autora no se esmera en ocultarlo en los primeros capítulos. Su forma de tratar a Katharine me parece despreciable, esos comentarios humillantes dicen mucho de la clase de persona en la que se ha convertido. Claro que ver cómo la autora hace cambiar al personaje me ha parecido una delicia y uno de los aspectos más positivos de la novela. En cuando a Katharine, no es una de esas mujeres sumisas con escasa personalidad. Al igual que Richad, tiene un pasado complicado y en su presente tiene ciertas responsabilidades que la atan a una existencia poco agradable. A pesar de todo, no se queja, tira para delante y lucha por ser feliz. Esa fuerza suya, su tenacidad, lealtad y sensibilidad me han gustado mucho.

En lo que respecta al romance no puedo estar más satisfecha. La autora se toma su tiempo, nada de enamoramientos en pocas páginas, aunque si mucha tensión sexual (que no es lo mismo que sexo y que como lectora aprecio más). Katharine y Richard comparten muchos momentos, su relación pasa por diferentes momentos hasta llegar al final feliz: hay drama, malos entendidos, amistad, camaradería...

En resumen, El acuerdo me ha encantado. No esperaba tanto de la novela, así que me he llevado una sorpresa muy agradable al encontrarme con una trama de sobra conocida por los lectores del género, pero bien trabajada, con unos tiempos muy acertados, una estupenda evolución del héroe y un romance lento y dulce que hacen que el conjunto final sea una lectura agradable, entretenida y adictiva que te deja con muy buenas sensaciones.

Reseña: Amenaza entre las sombras, Linda Howard

10 mayo 2017

Linda Howard · R. Contemporáneo · Harlequín Ibérica (Top Novel)

Linda Howard es una autora que me encanta. Sin duda, Lecciones privadas fue el título que me convirtió en una lectura asidua de sus publicaciones. Es por ello por lo que antes de comenzar la reseña aprovecho para recomendaros a la autora, que siente predilección por las tramas contemporáneas en las que incluye grandes dosis de suspense y por los protagonistas masculinos ásperos y poco dados a noñerías. La considero una de esas autoras que todo lector de  novela romántica debe leer y bien podéis comenzar la tarea con la novela de la que os voy a hablar hoy.

Amenaza entre las sombras es una novela muy propia de la autora, con los rasgos que os he comentado en líneas anteriores, con una trama bien hilada y construida, seria en cuanto a personajes, bien escrita, coherente y entretenida. No es una novela que destaque gracias a su argumento, no hay en ella elementos novedosos, pero funciona muy bien, se lee del tirón y el resultado final es muy positivo. La novela va de menos a más, te va enganchando de manera tranquila, llegando a pegarte a sus páginas hasta que eres incapaz de soltarla. 

Para Morgan Yancy, jefe operativo de un grupo paramilitar, su trabajo era lo primero. Pero, tras sufrir una emboscada en la que estuvo a punto de morir, su supervisor estaba más que decidido a descubrir quién iba tras los miembros de su escuadrón de élite… y por qué. Ante el temor de que el desconocido enemigo volviera a atacar, Morgan había sido enviado a un lugar aislado para permanecer oculto, aunque vigilante. Sin embargo, entre la atractiva anfitriona a la que estaba decidido a proteger, y una mortífera amenaza agazapada entre las sombras, pasar desapercibido demostró ser la misión más peligrosa a la que se había enfrentado jamás.
Bo Maran, la jefa de policía a tiempo parcial del pequeño pueblo montañoso de Virginia Occidental, había conseguido al fin construirse la vida que deseaba. Tenía amigos, un perro y algo de dinero en el banco. Y de repente Morgan apareció ante su puerta. Bo no necesitaba a ningún hombre misterioso en su vida, y menos uno tan problemático, atractivo y hermético como Morgan. Ella ya tenía bastante con apaciguar a los habitantes de Hamrickville tras una disputa personal que se había torcido.
A medida que pasaban los días y las semanas, más difícil les resultaba a Bo y a Morgan luchar contra la intensa atracción y la creciente intimidad, a pesar de que ella era muy consciente de que ese hombre se escondía de algo. Sin embargo, descubrir la verdad podría costarle a Bo más de lo que estaba dispuesta a dar. Y, cuando la tapadera de Morgan fue descubierta, podría costarle la vida.
Bo es una mujer que se ha hecho a sí misma tras los errores cometidos. Con ilusión y grandes dosis de candidez e inconsciencia, se metió de lleno en el mundo de la reforma y venta de casas y el resultado fue nefasto: una deuda millonaria que incluye varias tarjetas de crédito. Como consecuencia, ha acabado viviendo en una casa/granero en una zona que nunca hubiera estado entre sus  preferidas, controlando sus gastos hasta el límite y trabajando en dos sitios diferentes para mantenerse a flote. Todos estos acontecimientos la han convertido en una mujer de carácter fuerte y serio, consciente de su situación, deseos, necesidades y prioridades, poco dispuesta a que su vida discurra por un camino con el que no se siente cómoda. La llegada de Morgan a su vida no es bien recibida por muchas razones, aunque también le ofrece grandes alicientes. Con el paso del tiempo y mediante una tranquila convivencia, la relación entre estos desconocidos se estrechará, sus sentimientos entrarán en juego y la situación tomará un matiz delicioso para el lector.

Este romance, tranquilo, agradable, pasional, coherente y actual, me ha gustado mucho. Está alejado de tonterías varias, no peca de un exceso de almíbar y plantea situaciones y conflictos reales. Todo ello caracterizado por el estilo y la personalidad que la autora deja en sus historias.

Morgan es uno de esos protagonistas románticos que aprecio: un hombre de acción, curtido, seguro de sí mismo, honesto y fuerte. Tiene personalidad y carácter, se mantiene fiel a sus convicciones y no se deja vencer por las circunstancias. Puede que él no se considere un hombre romántico ni sensible, pero sí lo es y tiene gestos que me han hecho emocionarme y sonreír como una tonta.

Y no me puedo olvidar de Tricks, la perra de Bo, ¡qué personaje! No había leído una novela con tanta presencia perruna en toda mi vida. Es cierto que en algún punto me ha llegado a cansar y he sentido que la autora le ha dado demasiada importancia, pero no puedo negar que me ha parecido entrañable y regala al lector escenas divertidas y cándidas.

Además de la trama romántica, está el suspense, presente desde la primera página y hasta el final; eso sí, de forma tranquila. La autora ha optado por presentar el conflicto al inicio de la historia, desarrollarlo luego con calma, aliñado con conflictos relacionados con el puesto como jefa administrativa de la policía de Bo. Quizá la autora podría haber trabajado en la sensación de peligro e intriga del lector, hacer más redonda la trama, pero no es algo que me haya molestado ni desmerecido la lectura. 

El resultado final es una historia que convence, agradable y fácil de leer, de ritmo ágil, trama sólida y coherente, personajes bien construidos y una buena combinación de romance y suspense. Linda Howard no decepciona.

Reseña: Las cenizas de Amber, Gail McHugh

03 mayo 2017

Gail McHugh · New Adult · Terciopelo

Las cenizas de Amber es una lectura complicada, no apta para todos los lectores habituales de la novela romántica, que, generalmente (sé que es malo generalizar, pero la siguiente idea la he podido constatar con el paso de los años) no aprecian un triángulo amoroso consistente (otra cosa bien distinta es la aparición de un pretendiente que poco o nada tiene que hacer con la protagonista). En la novela de Gail McHugh nos encontramos precisamente con eso, con una relación a dos bandas, con una joven traumatizada, asustada, locuaz y decidida que conoce de forma simultánea a dos hombres, Brock y Ryder, que consiguen despertar sus instintos y tocarle la parte sensible. Lo que la autora nos presenta es un triángulo amoroso contundente, siempre presente durante la lectura, de difícil solución satisfactoria para todo el mundo y también difícil de comprender, aunque accesible.
La vida de Amber Moretti cambia en tan solo unos minutos. Ella se encuentra desesperada para encontrar una vida nueva en el mismo instante en el que entra al campus universitario. Al pasearse el primer día por el comedor, Amber conoce a dos hombres que de inmediato traen a su vida color, aire y luz a su mudo oscuro.
Brock Cunningham es brutalmente apuesto, una fuerza a la que Amber no puede resistirse. Sus ojos verdes de inmediato atraen su atención. Brock se convierte de inmediato en el protagonista de los pensamientos de Amber.
Ryder Ashcroft, un joven repleto de tatuajes y de ojos azules ejerce en Amber un rechazo casi inmediato, eso es hasta que Ryder la besa, robándole así parte de su corazón y de también de su alma.
Sin saber que ella podría quebrarse de muchas distintas formas, Amber descubre que está completamente enamorada de ambos.
Pero un evento lo cambiará todo, destruyendo por completo su vida, y Amber no sabe si será capaz de recuperarse de tan brutal acontecimiento.
Personalmente, creo que el mayor acierto de Gail McHugh en esta historia es su primera página: potente, relevadora, capaz de despertar la atención del lector. Con ese inicio impactante y duro el lector se sumerge en la novela deseando conocer qué es lo que va a ocurrir al final y qué decisiones van a tomar los protagonistas. Evidentemente, la trama no se sostiene únicamente con ese inicio, sino que mediante un estilo directo y ágil y combinando elementos como el erotismo, el romance, el drama y la acción, la novela resulta entretenida y atractiva. Aunque tiene peros, por supuesto, pero estos dependen en gran medida de mis gustos, que están marcados por la poca predisposición que tengo para entender los triángulos amorosos.

Otro elemento que valoro positivamente de la lectura es la madurez de los protagonistas, alcanzada tras duras experiencias, eso sí; pero que contrasta con su juventud y rasgos propios de esa edad, lo que hace una mezcla muy interesante. Amber, Brock y Ryder no lo han tenido fácil en la vida, pero han salido adelante, de formas quizá no demasiado acertadas, pero lo han hecho; lidian con sus errores y sus demonios y viven con intensidad. De ello se desprende que el drama es un componente esencial en la historia, no solo por su pasado, sino porque su manera de vivir condicionará mucho su futuro y les llevará a una resolución que mantiene en vilo al lector. Sin olvidarnos del erotismo, por supuesto, que está presente a través del lenguaje explícito y escenas potentes en las que los personajes tan rienda suelta a su pasión sin remilgos.

Brock y Ryder encarnan versiones muy diferentes y un tanto oscuras de lo que se entiende por un héroe románticos. Están metidos en asuntos realmente turbios y la relación que establecen con Amber y cómo afecta esto a su amistad me ha parecido, como poco, llamativa.

Las cenizas de Amber es una historia diferente a lo que estamos acostumbrados a leer en el género, complicada por su eje central (un triángulo amoroso), pero acertada en aspectos como los personajes, el estilo y el ritmo.

Reseña: Querido hermanastro, Penelope Ward

26 abril 2017

Penelope Ward · New Adult · Titania

Las apariencias engañan. Una portada como esta, acompañada con un título como Querido hermanastro y una sinopsis que se puede reducir al romance entre un chico rebelde y una niña buena que resultan ser hermanastros, parece apuntar a una historia sexy, divertida y provocativa; pero nada más lejos de la realidad. La de Penelope Ward es una historia más profunda de lo que puede parecer a simple vista. Elec es mucho más que un chico malo lleno de tatuajes, bajo esa gruesa piel (malas contestaciones, desplantes, un sentido del humor un tanto retorcido, etc) se esconde un chico vulnerable, que lo ha pasado mal y que ha tenido que tomar decisiones complicadas para alguien tan joven (todavía está en el instituto).
La vida de Greta se pondrá patas arriba cuando Elec, hijo de su padrastro, se muda a vivir con ellos. Elec es un inadaptado, un engreído dispuesto a atormentarla…
Greta no lo soporta. Le fastidia que la tome con ella porque no quiere estar allí, le fastidia que traiga chicas a su habitación, pero lo que más le fastidia es cómo reacciona su cuerpo cuando lo tiene delante…
Al principio pensó que lo único bueno que tenía eran sus abdominales perfectos y sus tatuajes; que no había nada más que un físico, pero se engañaba, había más, mucho más, y se le escapaba de las manos… Una noche, las cosas empezaron a cambiar entre ellos y llegaron a un punto crítico.
¿Cómo hacer frente a estos sentimientos? ¿Podría Elec romperle el corazón? Greta tenía que tomar una decisión… Y esta determinación podría cambiar sus vidas para siempre.
Hasta hace unas horas, Grace y Elec vivían en estados diferentes y no tenían el placer de conocerse, pero ahora Elec tiene que irse a vivir durante un año con su padre a consecuencia de las exigencias laborales de su madre, lo que supondrá compartir vivienda e instituto con Grace. No me atrevería a decir que son polos opuestos, pero sí que sus caracteres distan bastante de parecerse. Ella se acerca más al prototipo de chica buena (aunque con las hormonas muy alteradas) y en  él la rebeldía y el desafío son actos habituales. Por ello, los primeros capítulos de la historia transcurren por el camino esperado: intercambios chispeantes y divertidos, tensión sexual... Esta parte, que es resultona y entretenida, además de estar aderezada por diversos conflictos familiares, escenas provocativas y un lenguaje explícito. Pero es el segundo tramo, del que nos puedo adelantar nada, cuando la historia cambia en tono y ritmo. La trama se vuelve más pausada, madura y real y los personajes hacen gala de una madurez que, al menos a mí, me ha resultado más atractiva. Esta segunda parte me ha gustado más, aunque la primera, con ese tono ligero y tan propio de la adolescencia, me ha resultado entretenida.
Si esta noche llamo a tu puerta, no me dejes entrar.
El resultado final ha sido una lectura satisfactoria, que me he dejado momentos agradables y un sabor dulce. Con unos personajes atractivos que experimentan una buena evolución y una trama que esconde más contenido de lo que a primera vista se deduce, Querido hermanastro me ha parecido una novela correcta, que cumple de sobra con su cometido: entretener.

Reseña: La promesa de Grayson, Mia Sheridan

20 abril 2017

Mia Sheridan · R. Contemporánea · Phoebe (Pámies)

Mia Sheridan aterrizó en el panorama literario español de la mejor manera posible, de la mano de La voz de Archer, una novela preciosa, dulce, intensa y emotiva que me robó el corazón y me hizo fijarme en la autor. Tras Archer vino Stinger (La decisión de Stinger), otra novela preciosa y en la que la autora se consolidó. Ahora le ha tocado el turno a Grayson y mi conclusión final es que la autora merece la pena; sus historias, que parten de diferentes tópicos del género, emocionan y enganchan y el tras su lectura acabas, como poco, satisfecho.

En La promesa de Grayson Mia Sheridan parte de conflicto bien conocido por los lectores del género: la necesidad de un matrimonio de conveniencia. Kira y Grayson se encuentran en una situación desesperada. Él ha salido de la cárcel y su objetivo pasar por volver a hacer rentables los viñedos que heredó de su padre, que se encuentran en una situación límite. Ella ha pasado por una situación complicada, no tiene hogar y sus fondos están a punto de agotarse. Kira y Grayson no se conocen, pero ella escucha una conversación que le permite descubrir que la situación de él es tan comprometida como la suya, de ahí que se le ocurra una alocada propuesta: un matrimonio de conveniencia con el que acceder  a herencia de Kira. Puede que sea una idea disparatada y que las posibilidades de fracaso sean muchas, y así será, porque lo que debería haber sido un trato de negocios se transforma en algo más complicado, real y apasionante.
Kira Dallaire está desesperada, con poco dinero en el bolsillo y todavía menos opciones de conseguirlo. Grayson Hawthorn atraviesa una situación límite: al salir de prisión, se encuentra con que los viñedos de los que es propietario y que prometió a su padre sacar adelante están al borde de la ruina.
Cuando Kira aparece en el despacho de Grayson con una descabellada propuesta que podría resolver los problemas de ambos, a él no le queda más remedio que aceptar.
Sin embargo, lo que en principio parecía un matrimonio de conveniencia abocado al fracaso se convierte muy pronto en un choque de voluntades que dará pie a una incontenible pasión capaz de demostrar que algunas promesas deben romperse y que por otras vale la pena arriesgarlo todo…, hasta el corazón.
Kira y Grayson chocan desde el primer momento. Sus personalidades son muy diferentes, lo mismo que su forma de afrontar la realidad y los problemas. Obviamente, sus pasados, complicados y dolorosos, los han marcado de una manera difícil de borrar, pero cada uno de ellos ha decidido enfrentarse a su día a día de una manera diferente. Grayson no quiere problemas ni complicaciones sentimentales, está atado a la promesa que le hizo a su padre, su condición de ex convicto le acarrea muchas consecuencias (mala fama, imposibilidad de obtener créditos bancarios...) y desconfía de Kira, a quien en un principio toma por una niña rica tonta y superficial. Ella, por el contrario, afronta la vida con intensidad y cierto sentido del humor. Ambos protagonistas están bien construidos y perfilados. De él me han encantado su lealtad y tenacidad y de ella... bueno, me quedo con su forma de afrontar todo lo que se le viene encima, con su optimismo, sus ideas descabelladas, su sensibilidad, generosidad y fortaleza.

En cuanto a la trama, parte de un tópico y se desarrolla dentro de lo esperado, pero engancha, tiene buen ritmo y deja espacio a todos esos ingredientes de los que los lectores de RA disfrutamos: tensión sexual, pasión, amor, sentido del humor, intercambios en los que saltan chispas y toques de drama. Por todo ello, la historia alterna momentos ligeros y divertidos con otros intensos y emocionantes que combinan muy bien y hacen que la lectura resulte siempre entretenida. A esto le debemos sumar un pequeño grupo de secundarios que cumple bien con sus papel, un escenario muy bien construido y con su importante papel en la historia y una trama con ingredientes suficientes para mantener pegado a sus páginas al lector.

En resumen, La promesa de Grayson me ha parecido una buena lectura, a ratos divertida, a ratos intensa, siempre entretenida, con el número justo de conflictos, una buena dosis de tensión sexual y amor, unos estupendos protagonistas (sobre todo Kira que me ha conquistado desde el principio) y un estilo y ritmo, ligeros y ágiles, que hacen que pasar páginas se convierta en un acto sencillo. Desde luego, Mia Sheridan es una autora muy recomendable.

No sé a que estáis esperando, ¡corred a haceros con La voz de Archer!